Hay quien no sabe o no quiere darse cuenta de que ha hecho algo mal y que  es necesario pedir perdón, ya que la otra persona lo necesita, ¡¡¡¡cuesta tan poco!!!!




"Cuando hemos cometido un error lo único que queda es disculparnos. Sí bien es cierto, no es una tarea fácil, tomando en cuenta algunos secretillos, las dificultades pueden reducirse ostensiblemente". 
1.-ARREPENTIMIENTO GENUINO...
Es básico que nos sintamos apesadumbradas por lo cometido y que entendamos que definitivamente fue un error, que afectó a una persona que de verdad amamos.
2.-ESCRIBE LO QUE SIENTES...
Sin duda anotar nuestro sentir y lo que queremos decir será fundamental para organizar de buena manera los pensamientos. El objetivo es darnos a entender claramente y sin rodeos.
3.-PRACTICA...
Tal vez frente a un espejo, la idea es que nos sintamos cómodas con las palabras que estamos usando, de manera que sonemos verdaderas en nuestro sentir.
4.-ACLARA EL POR QUÉ...
Pedir perdón es importante, pero lo es más que el interlocutor sepa a qué te refieres, vale decir, debemos expresar claramente a qué se debe nuestra disculpa, es decir, que entendemos cuál es el punto en cuestión.
5.-RECONOCE EL ERROR...
No entreguemos las razones, sólo reconozcamos que nos equivocamos. Justificarse puede ser muy perjudicial y en un momento de enojo el otro lo tomará como que no estamos verdaderamente arrepentidas.
6.-DA A CONOCER LO QUE SIENTES...
En este punto evita culpar a otro o exagerar. La idea es bajar el nivel de tensión en la conversación y no incrementarlo.
7.-OTORGA TIEMPO AL OTRO PARA HABLAR...
Al llegar a esta fase comienza a ser fundamental que no interrumpamos. Saber escuchar se convertirá en nuestro mejor aliado.
8.-ACTÚA...
Una vez que te disculpe, retírate. Ya no hay nada más que hacer. Sólo darle tiempo al tiempo...
¡LO IMPORTANTE...!
Sí tenemos altas expectativas de lo que ocurrirá luego de nuestra petición, podemos desanimarnos mucho. Por lo mismo, tengamos en cuenta una serie de aspectos que nos harán poner los pies sobre la tierra en cuanto a lo que debemos esperar tras decir la palabra mágica: “Perdóname”...
1.- Nunca veas el pedir una disculpa como un acto de debilidad, sino como una forma de afianzar la relación.
2.- Nunca esperes que la otra persona tome una determinación de inmediato, ya que necesita tiempo para clarificar sus pensamientos y sensaciones.
3.- Siempre que realmente te sientas mal, las palabras saldrán solas. No te esfuerces por que el otro lo note, él se dará cuenta si te sientes mal o no.
4.- Siempre mantén el contacto visual con la persona con la que te disculpas.
5.- Nunca te rías ante esa situación.
Carla Ingus

2 comentarios:

Flores dijo...

Visto así parece menos complicado pero una vez que metes la pata...
Tomo nota por la parte que me toque o para futuras ocasiones

Toñi dijo...

una vez que se mete la pata, lo razonable es caer en la cuenta que hay que hacer algo por remediar la situacion. Claro que es dificil pero qué no lo es????

Publicar un comentario en la entrada